domingo, 9 de abril de 2017

BEBIDAS DEPORTIVAS Ó BEBIDAS ENERGÉTICAS

En  los  últimos  años  ha  habido  un  importante  aumento  tanto  en  la  oferta  de  bebidas  deportivas  o energéticas,  como  de  su  consumo  en  todos  los  ámbitos,  no  solo  el  deportivo  como  en  principio  se podría  pensar.
  Por  este  motivo,  puede  existir  confusión  entre  los  consumidores  de  las  mismas  que  no  diferencian entre  una  bebida  deportiva  y  una  energética,  sus  composiciones  y  utilidades.  
CONCEPTO DE BEBIDA DEPORTIVAS HIDRATANTES
Las  bebidas  deportivas,  isotónicas  o  hidratantes  son  aquellas  que  tienen  como  objetivo  reponer los  fluidos  durante  y  después  del  ejercicio  físico  debido  a  la  sudoración,  así  como  aportar combustible  a  los  músculos  que  se  están  ejercitando,  bajo  la  forma  de  hidratos  de  carbono. 
CONCEPTO DE BEBIDA ENERGÉTICA
Por  su  parte,  las  bebidas  energéticas  proveen  de  energía  al  cuerpo  de  forma  rápida,  por  lo  que resultan  muy  atractivas  para  aquellas  personas  que  se  sienten  fatigadas  o  tienen  que  afrontar actividades  de  alto  desgaste.  Sin  embargo,  la  mayoría  de  estas  bebidas  logran  dicho  efecto  mediante el  uso  de  sustancias  estimulantes,  como  la  cafeína  y  la  guaraná,  que  aceleran  la  mente  y  el metabolismo.

Por  tanto,  mientras  las  bebidas  DEPORTIVAS  contienen  carbohidratos,  electrolitos,  minerales, vitaminas  y  saborizantes  cuyo  objetivo  es  reponer  la  pérdida  de  agua  y  electrolitos  (sodio,  potasio) producida  durante  el  ejercicio  a  través  del  sudor,  las  ENERGÉTICAS   contiene  más  cantidad  de carbohidratos  y  sustancias  estimulantes  no  nutritivas,  como  cafeína,  aminoácidos  como  taurina  y  lcarnitina,  hierbas  energizantes  como  guaraná  y  ginseng  entre  otras, además  al  tener  mayor cantidad  de  hidratos  de  carbono,  las  energéticas  son  más  calóricas. Composición  general entrando  al  detalle  de  la  composición  de  estas  bebidas,  se  aprecia  que;
Las  bebidas  deportivas contienen  electrolitos  (sodio,  potasio,  cloro  y  magnesio)  para  ayudar  al  cuerpo  a  retener  mejor  el agua,  ya  que,  a  través  del  sudor,  se  pierde  tanto  agua  como  electrolitos,  lo  que  puede  causar deshidratación  y  esta  disminución  del  volumen  sanguíneo  en  cada  bombeo  del  corazón.   Las  funciones  de  los  electrolitos  son  las  siguientes: •  Potasio:  ayuda  en  la  función  muscular,  en  la  conducción  de  los  impulsos  nerviosos,  la  acción enzimática,  el  funcionamiento  de  la  membrana  celular,  la  conducción  del  ritmo  cardiaco,  el funcionamiento  del  riñón,  el  almacenamiento  de  glucógeno  y  el  equilibrio  de  hidratación. •  Sodio:  junto  al  potasio,  ayuda  a  la  regulación  de  la  osmosis  y  de  la  hidratación,  disminuye  la pérdida  de  fluidos  por  la  orina  y  participa  en  la  transmisión  de  impulsos  electroquímicos  a través  de  los  nervios  y  músculos.  La  transpiración  excesiva  provoca  pérdida  de  sodio. •  Calcio:  participa  en  la  activación  de  nervios  y  músculos  y  en  la  contracción  muscular.  Es  el principal  componente  de  huesos  y  dientes.  Actúa  como  un  ión  esencial  para  regular  muchas enzimas  y  para  la  coagulación  de  la  sangre,  que  fortalece  las  funciones  nerviosas. •  Magnesio:  participa  en  la  activación  de  coenzimas,  en  la  síntesis  de  proteínas  en  la  función muscular  y  en  la  relajación  muscular,  previniendo  calambres. La  pérdida  de  cualquiera  de  los  electrolitos  ocasiona  cambios  en  la  función  metabólica,  que  se pueden  ver  reflejados  de  diversas  maneras:  mareos,  desmayos,  pérdida  de  peso,  inconsciencia, parada  cardiaca  y  otros  síntomas. Durante  un  entrenamiento  largo  e  intenso  se  pueden  perder  importantes  cantidades  de  sodio  a  través del  sudor,  por  ello,  su  reposición,  junto  con  la  ingestión  de  agua,  es  fundamental,  ya  que  reduce  el riesgo  de  hiponatremia  (reducción  de  los  niveles  de  sodio  en  sangre)  y  de  calambres.  En  este sentido,  la  pérdida  de  sodio  estimula  la  sed,  llevando  a  la  ingestión  voluntaria  de  bebida. Además  de  los  electrolitos,  las  bebidas  deportivas  contienen  una  determinada  cantidad  de  hidratos de  carbono  con  diferentes  índices  glucémicos  (glucosa  o  sacarosa),  que  ofrece  energía  a  los músculos  durante  y  después  del  ejercicio  para  mantener  las  reservas  de  energía  y  retrasar  la aparición  de  la  fatiga.  Sin  embargo,  es  importante  que  la  bebida  no  contenga  excesivos carbohidratos  porque  puede  perjudicar  el  vaciado  del  estómago  y  retrasar  la  absorción  de  líquidos. Así,  la  bebida  deportiva  ha  de  contener  entre  un  6  y  un  8%  de  hidratos  de  carbono,  y  entre  20  y  40 mmol/L  de  sodio. Las  bebidas  deportivas  contienen  menos  calorías  que  la  misma  cantidad  de  un  zumo  de  frutas  o  que un  refresco.
Por  el  contrario,  las  bebidas  energéticas,  generalmente  no  contienen  electrolitos,  sino  una selección  aleatoria  de  ingredientes  a  partir  de  aminoácidos  como  la  taurina,  L-carnitina  y glutamina,  o  de  hierbas  como  la  guaraná  y  el  ginseng  y  excitantes  como  la  cafeína: •  La taurina  es  un  derivado  de  aminoácido  que  participa  en  funciones  fisiológicas  importantes, como  la  excreción  rápida  de  productos  tóxicos  del  organismo,  y  aumenta  la  contractibilidad del  corazón  en  pacientes  cardiacos.    No  se  conocen  los  beneficios  de  su  consumo  a  largo plazo  en  la  salud  humana  y  en  personas  sanas  no  tiene  efectos  en  su  rendimiento. •  La L-carnitina  no  es  técnicamente  un  aminoácido  aunque  se  sintetiza  a  partir  de  estos  (lisina y  metionina).  Se  trata  de  un  lipolítico  que  mejora  la  resistencia,  aumenta  el  metabolismo  de las  grasas  y  protege  contra  las  enfermedades  vasculares,  aunque  no  existe  evidencia  clínica de  todo  esto  en  bebidas  energéticas. •  La  glutamina  mantiene  el  tono  muscular  (genera  músculo)  y  aumenta  la  reserva  de glucógeno  en  los  músculos  durante  la  recuperación  tras  la  realización  del  ejercicio. •  La guaraná  es  una  fruta  del  Amazonas  que  contiene  siete  veces  más  cafeína  que  el  café,  y, junto  a  este,  se  emplea  habitualmente  en  las  bebidas  energéticas.  Está  asociada  a  un  aumento de  energía,  mejor  rendimiento  físico  y  mental  con  la  supresión  del  apetito. •  El  ginseng  es  una  raíz  a  la  que  la  fitoterapia  le  supone  efectos  en  el  rendimiento,  pues  es estimulante,  combate  el  cansancio  físico  y  mental,  entre  otros. •  La  cafeína  es  un  estimulante  natural,  presente  en  más  de  60  plantas.  Se  trata  de  una  droga social  y  deportivamente  aceptada  que  mejora  el  rendimiento  en  el  ejercicio  de  resistencia,  y retarda  el  agotamiento  físico,  pues  la  cafeína  altera  el  metabolismo  de  la  oxidación  de  las grasas  y  preserva  el  glucógeno  de  los  músculos.  Sin  embargo,  como  droga  que  es,  tiene  los riesgos  de  estas  en  cuanto  a  su  abuso. Debido  a  sus  componentes  claramente  excitantes,  las  bebidas  energéticas  no  son  apropiadas
para personas  mayores,  niños  y  mujeres  embarazadas.

Por  otra  parte,  la  cantidad  elevada  de  estas  bebidas  de  hidratos  de  carbono  disminuye  la  velocidad  a la  cual  el  líquido  es  absorbido  por  el  intestino  a  la  sangre,  lo  que  impide  la  rehidratación  durante  el ejercicio.
Cuándo  consumir  bebidas  deportivas  y  energéticas
Las  bebidas  deportivas  se  pueden  consumir  antes,  durante  y  después  del  ejercicio,  según  su finalidad: •  Antes  del  entrenamiento:  tiene  como  objetivo  prevenir  o  retardar  desequilibrios,  optimizar la  concentración  de  glucosa  en  sangre  y  minimizar  el  agotamiento  de  glucógeno.  Para  atletas de  todos  los  niveles,  en  concreto  se  les  aconseja  ingerir  aproximadamente  500  a  600  ml  de bebida  de  dos  a  tres  horas  antes  de  la  actividad;  después  del  calentamiento,  deberían consumir  otros  200  a  300  ml  más)  15  minutos  antes  del  ejercicio. •  Durante  el  entrenamiento:  el  consumo  de  bebidas  deportivas  tiene  como  objetivo  principal mejorar  el  rendimiento  y  preservar  el  glucógeno  muscular.  Lo  ideal  es  tomar  entre  800  a 1.200  ml  cada  hora  de  actividad  (200  a  300  ml  cada  15  minutos). •  Después  del  entrenamiento:  para  reemplazar  rápidamente  los  líquidos  perdidos  (sudor  y orina),  dentro  de  las  dos  horas  siguientes  se  ha  de  beber  entre  600  a  750  ml  por  cada  500  g de  peso  perdido  a  través  del  sudor.
A  los  niños,  que  suelen  tener  un  elevado  nivel  de  actividad  física,  se  les  puede  ofrecer  bebidas deportivas,  pues  tienen  un  contenido  de  hidratos  y  electrolitos  que  no  representan  sobrecarga  para  el cuerpo  y,  si  se  ingieren  en  cantidades  adecuadas,  no  aumentan  los  niveles  de  electrolitos  y  glucosa en  sangre.  Además,  las  bebidas  deportivas,  a  diferencia  de  zumos  y  refrescos,  se  concibieron  para facilitar  la  absorción  de  agua  y  la  velocidad  del  vaciado  del  estómago,  lo  que  ayuda  a  optimizar  la rehidratación  y  evitar  la  incomodidad  gastrointestinal  durante  el  ejercicio.
Las  bebidas  deportivas  resultan  positivas  para  las  personas  mayores  por  su  aporte  de  sales  minerales y  azúcares,  pues  con  la  edad  disminuye  la  sensación  de  sed  y  se  beba  menos  de  lo  necesario. Además,  al  contar  con  distintos  y  buenos  sabores,  mejoran  la  palatabilidad  y  posibilitan  una  más rápida  rehidratación,  sobre  todo  si  además  se  realiza  una  actividad  física.
Por  su  parte,  las  bebidas  energéticas  no  son  apropiadas  ni  antes  ni  durante  el  ejercicio,  pues  al contar  con  tan  alta  concentración  de  hidratos  de  carbono  (glucosa,  sacarosa,  maltodextrinas, fructosa  o  galactosa),  puede  reducir  la  tasa  a  la  cual  los  líquidos  son  absorbidos  desde  el  intestino hacia  la  sangre  e  impedir  por  ello  la  rehidratación  durante  el  ejercicio.  Asimismo,  resultan  poco apropiadas  para  consumir  inmediatamente  después  del  ejercicio,  durante  la  fase  de  recuperación,  en la  que  es  esencial  hidratarse  rápidamente.   Pueden  resultar  útiles  como  parte  de  un  régimen  de  carga  de  carbohidratos,  ocupando  el  lugar  de alimentos  muy  voluminosos.  Cuando  se  emplean  para  este  propósito,  las  bebidas  energéticas  que contienen  suficientes  carbohidratos  deben  ser  consumidas  durante  la  primera  hora  después  del ejercicio.
Para  los  atletas  que  necesitan  continuar  ingiriendo  carbohidratos  en  forma  líquida  como anticipación  a  la  siguiente  práctica  o  competencia,  debe  consumirse  una  bebida  energética adecuadamente  formulada  hasta  dos  horas  antes  de  la  próxima  actividad.  Esta  cantidad  de  tiempo permitirá  una  adecuada  digestión  y  absorción  de  los  carbohidratos  antes  que  el  ejercicio  comience.
Lógicamente,  dada  su  composición,  las  bebidas  energéticas  no  son  apropiadas  para  ser  consumidas por  niños  y  personas  mayores  por  las  sustancias  estimulantes  que  contienen.

Terapias Naturales Eugenia
Tf. 656.621.110

No hay comentarios:

Publicar un comentario